Suscribir via RSS o Email

Alucinógenos

ALUCINÓGENOS | volver a TIPOS DE DROGA
Alucinógenos

Como dice el InfoFacts del NIDA (National Institute on Drugs Abuse), “durante siglos se han usado compuestos alucinógenos que se encuentran en algunas plantas y hongos o setas (o sus extractos), principalmente para los ritos religiosos”. Casi todos los alucinógenos contienen nitrógeno y se clasifican como alcaloides. Muchos alucinógenos tienen una estructura química similar a la de los neurotransmisores naturales (por ejemplo, parecida a la de la acetilcolina, la serotonina o la catecolamina). Aún cuando los mecanismos exactos de cómo estas sustancias ejercen sus efectos alucinógenos todavía no están claros, las investigaciones indican que estas drogas trabajan, por lo menos parcialmente, interfiriendo temporalmente con la acción del neurotransmisor o ligándose a los sitios de sus receptores.

Hablaríamos de 4 grupos de alucinógenos:

  1. LA LSD (dietilamida del ácido lisérgico):es una de las principales drogas en la categoría de alucinógenos. La LSD fue descubierta en 1938 y es una de las sustancias químicas más potentes entre las que alteran el estado de ánimo. Se fabrica a partir del ácido lisérgico, presente en un hongo que crece en el centeno y otros cereales.Los efectos de la LSD son impredecibles. Los usuarios dan el nombre de “viaje” a su experiencia con la LSD y de “mal viaje” a las reacciones Alucinógenosadversas agudas. Muchos usuarios de LSD tienen “flashbacks” o recurrencias de experiencias sin haber ingerido la droga de nuevo. Una recurrencia ocurre súbitamente, sin previo aviso y puede ocurrir desde unos días, hasta un año después del uso de LSD. Los “flashbacks” ocurren en personas que han utilizado alucinógenos de forma crónica o que tienen problemas de personalidad. Sin embargo, personas que no tienen otros problemas de salud, pueden también experimentar “flashbacks.” Los “viajes malos” y las recurrencia, son solo parte de los riesgos del uso de LSD. Los usuarios de la LSD pueden manifestar alteraciones mentales como esquizofrenia y otras psicosis relativamente prolongadas o depresión severa. Debemos reconocer que es difícil determinar el alcance y el mecanismo de relación de la LSD con estas enfermedades. El LSD produce tolerancia, de manera que algunos usuarios constantes deben tomar dosis cada vez mayores para lograr el estado de intoxicación previo. Esta es una práctica sumamente peligrosa, dada la naturaleza impredecible de los efectos de la droga. LSD dilata las pupilas y puede aumentar la temperatura corporal, la frecuencia cardiaca y la presión arterial. También puede causar sudoración profusa, pérdida de apetito, dificultad para dormir, sequedad bucal y temblores.

    Últimamente ha tenido repercusión pública el estramonio, cuya sustancia psicoactiva es la escopolamina, denominada “burundanga” en Sudamérica.Es la sustancia principal presente en plantas como el beleño, el estramonio o la mandrágora. Su efecto fundamental es la anulación de la voluntad y la pérdida de control, con lo que es una sustancia muy utilizada en robos y agresiones sexuales. Puede producir alteraciones metabólicas muy severas, llegando incluso a la muerte de los consumidores.

    De menor consumo en España, existen otras sustancias alucinógenas reconocidas en el InfoFacts:

  2. EL PEYOTE: es un cactus pequeño sin espinas cuyo ingrediente principal activo es la mezcalina. Esta planta ha sido utilizada por los nativos del norte de México y del suroeste de los Estados Unidos en sus ceremonias religiosas. La mezcalina también se puede producir a través de una síntesis química. Sus efectos pueden ser similares a los de la LSD e incluyen un aumento en la temperatura corporal y frecuencia cardiaca, movimientos descoordinados (ataxia), sudoración profunda y rubor.
  3. LA PSILOCIBINA (4-fosforiloxi-N, N-dimetiltriptamina):se obtiene de ciertos tipos de hongos originarios de las regiones tropicales y subtropicales de América del Sur, México y los Estados Unidos. Por lo general, estos hongos contienen menos del 0.5 % de psilocibina, además de cantidades mínimas de psilocina, otra sustancia alucinógena. Puede producir relajamiento o debilidad muscular, ataxia, dilatación excesiva de las pupilas, náusea, vómito y somnolencia. 
  4. El PCP (fenciclidina): se desarrolló en los años cincuenta como una anestesia intravenosa, pero su uso se desaconsejó debido a sus efectos secundarios, sumamente adversos. PCP es una “droga disociativa”, es decir, que distorsiona las percepciones visuales y auditivas y produce sentimientos de aislamiento o disociación del entorno y de sí mismo. Los efectos psicológicos de la PCP incluyen un aumento leve en la frecuencia respiratoria y un aumento pronunciado en la presión arterial y la frecuencia del pulso. La respiración se vuelve superficial y puede haber rubor y sudoración profusa, entumecimiento generalizado de las extremidades y pérdida de coordinación muscular. En dosis altas, puede disminuir la presión sanguínea, la frecuencia del pulso y la respiración. Esto puede acompañarse de náuseas, visión borrosa, oscilación de los ojos, babeo, pérdida de equilibrio y mareo.

El LSD, el peyote, la psilocibina y el PCP son drogas que producen alucinaciones, es decir, ocasionan una distorsión profunda de la percepción de la realidad. Las personas que están bajo la influencia de los alucinógenos, ven imágenes, oyen sonidos y sienten sensaciones que parecen ser reales, pero que no lo son.

Algunos alucinógenos también producen cambios emocionales rápidos y agudos.LSD, el peyote y la psilocibina producen sus efectos inicialmente interrumpiendo la interacción de las células nerviosas con el neurotransmisor serotonina. El sistema de serotonina se encuentra distribuido a lo largo del cerebro y la médula espinal y ayuda a gobernar los sistemas conductual, perceptivo y regulatorio, incluyendo el estado de ánimo, el hambre, la temperatura corporal, la conducta sexual, el control muscular y la percepción sensorial. Por otra parte, PCP actúa principalmente a través de un tipo de receptor de glutamato en el cerebro que es importante en la percepción del dolor, las repuestas al entorno y en el aprendizaje y la memoria.