Suscribir via RSS o Email

Cocaína

COCAÍNA | volver a TIPOS DE DROGA
Coca: La planta “Erythroxylum coca”, de la cual se obtiene la cocaína. También se refiere a las hojas de esta planta.

La cocaína es una de las drogas adictivas más potentes, ya sea de manera esnifada, fumada/inhalada o inyectada. Una vez que una persona ha probado la cocaína, no puede prever ni controlar hasta qué punto seguirá usándola. Esta ansia por consumir cocaína es el denominado “craving”, un deseo vehemente y a menudo incontrolable por los consumidores.

La cocaína es un fuerte estimulante del sistema nervioso central. Los efectos físicos del uso de cocaína incluyen constricción de los vasos sanguíneos periféricos, dilatación de las pupilas y aumento de la temperatura, la frecuencia cardíaca y la tensión arterial.

Crack es el nombre abreviado que se le da a la forma de cocaína que se fuma, clorhidrato de cocaína y convertida en cristales que se pueden inhalar. El término “crack” se refiere al crujido que se oye cuando se fuma (o se calienta) la mezcla. En castellano se llama “base” o “basuko”.

El uso combinado de alcohol y cocaína crea un potente estimulante denominado Etileno de cocaína. También puede aparecer su consumo relacionado con adicciones sin sustancia, como el juego patológico o la conducta sexual compulsiva.

Las pruebas científicas indican que la potente propiedad de refuerzo neuropsicológico de la cocaína, lleva a la persona al uso continuo, a pesar de las consecuencias físicas y sociales nocivas. Las nuevas investigaciones sobre alteraciones neuropsicológicas en consumidores de cocaína, basadas en la Teoría del Marcador Somático y los recientes estudios realizados en neurobiología de la cocaína, nos obligan a plantearnos, dentro de los tratamientos, una serie de factores y problemas que no se habían puesto de manifiesto en las consideraciones clásicas de adicciones: una de estas nuevas perspectivas es el denominado “cerebro moral” y su implicación en la toma de decisiones de las personas consumidoras de cocaína, los sistemas de recompensa y las motivaciones/ilusiones a largo plazo de dichas personas.
Cocaina

EFECTOS SECUNDARIOS

Las dosis elevadas o el uso prolongado de cocaína o ambas cosas pueden desencadenar paranoia. El fumar cocaína crack puede producir una conducta paranoide particularmente agresiva en los usuarios.

Otros efectos son las alteraciones en el control y expresión de las emociones, el bajo control de impulsos y el consiguiente déficit en la toma de decisiones. Esos déficits parecen relacionados con una serie de carencias afectivas, que conllevaría el uso combinado de drogas y violencia como respuesta emocional, tanto de bloqueo como de expresión.

Cuando los adictos dejan de usar cocaína, durante varios meses se mantienen los efectos en la respuesta emocional, apareciendo a menudo alteraciones en el estado de ánimo o sintomatología ansioso-depresiva.

La inhalación prolongada de cocaína puede derivar en ulceración de la membrana mucosa de la nariz y puede lesionar tanto el tabique nasal como para provocar su colapso. Las muertes relacionadas con el uso de cocaína se producen a menudo como consecuencia de paro cardíaco o ataques, seguidos de paro respiratorio.