Suscribir via RSS o Email

3 julio, 2017

PH Navarra “Al día” nº44

Pamplona/Iruñea Junio 2017

«El tiempo pasa, las personas se suceden, el trabajo continúa. Y se seguirán recogiendo buenos frutos de las semillas sembradas y cuidadas con esmero»[1].

 

Sin duda la noticia que más impacto ha tenido ha sido el fallecimiento repentino, el día 5 de junio, de Iñaki Alberdi Olano, nuestro primer director. Muerte que ha causado gran dolor y tristeza entre quienes le conocimos y trabajamos con él, ya fuéramos terapeutas, residentes, familiares, voluntarios/as o patronos/as. Otras personas, amigos/as, profesionales…..también han sentido su muerte y nos lo han hecho saber.

Iñaki era escolapio y fue el impulsor de Proyecto Hombre Navarra donde trabajó incansablemente hasta agosto de 1999. Su siguiente destino fue al colegio que los escolapios tienen en Tafalla (Navarra). Tras su paso por el colegio de Córdoba, al que fue a los 10 años de estar en Tafalla, en su compromiso con las personas más pobres y en su coherencia evangélica, hace dos años se fue a Bolivia donde ha fallecido.

Desde el conocimiento de la noticia han sido muchas las personas que se han puesto en contacto con nosotros/as y nos han hecho llegar su sentir. Algunas de las ideas que se han repetido han sido “Yo estoy bien gracias a él”, “Creyó en mí cuando yo me sentía insignificante”….

navarra_iñaki

Una de las personas que él calificaba como “el milagro” nos escribió: “Haiba…. os acompaño en el sentimiento. Qué pena. Lo siento mucho. Adiós Iñaki te recordaré siempre. Besos”.

Otros mensajes que recibimos:

“Lo siento… Las grandes personas nunca se borrarán de mi memoria y tendrán un sitio en mi corazón”.

“Impactada. Supo ver lo mejor de mí, mi forma de vida ahora mi mayor agradecimiento”.

“Oh qué penica, se ha ido una grandísima persona, en el cielo estarán contentos. Gracias”.

“No hay despedidas, solo hay presentes y abrazos para los imprescindibles, que son los que entregan su vida a los demás, como IÑAKI”.

“Fue un hombre que marcó mi vida solamente con una frase: «confío en ti me dijo»  y aquí sigo”.

El viernes día 23, noche de San Juan, hicimos un acto social y una Eucaristía en recuerdo, gratitud y celebración de su vida. Plasmamos aquí una  reseña biográfica que se leyó en sus despedidas:

“Tuviste un cuidado preferencial por los últimos”.

Fuiste un hombre con una gran actitud de servicio, que sabía acompañar y sufrir con los que sufren, recordamos tus desvelos por las personas presas y por los enfermos, sobre todo en aquellos primeros años por acompañar hasta la muerte a un número importante de jóvenes que fueron víctimas del Sida y fallecieron en plena juventud.

Amante de la literatura, de la montaña, de la vida, con capacidad para agradecer a los demás y pedir perdón por los errores.

Elegante y persona que mira a los ojos y al corazón de frente, un hombre que ha dejado una gran huella. Conversador incansable desde una profunda actitud de escucha.

De espíritu emprendedor y buscando mejorar los servicios de la Fundación, impulsaste la apertura de los nuevos Programas que daban respuesta a necesidades emergentes en 1997, Suspertu y en 1998, Aldatu.

Vivías para el Programa, es decir para las Madres y Padres de los muchachos/as, para las y los jóvenes del Programa, para las personas que componían los equipos y las voluntarias, para el Patronato, para todos nosotros. Creías en las personas y sus vidas.

Participaste en la Asociación Proyecto Hombre impulsando PH en otras Ciudades, Trabajaste en la Revista y en la Comisión de Formación de la Asociación. Siempre pendiente de la formación continuada de terapeutas y de comunicar a la sociedad el sufrimiento de las personas adictas y sus familiares.

Sufriste la ruptura de la Asociación y la Confederación, tu salud también lo pago. Intentaste hacer de puente y buscaste el reencuentro, pero no lo conseguimos.

Nos vienen recuerdos que nos llenan los ojos de lágrimas y de una serena alegría el corazón por haberte disfrutado.

….  Te vemos bajando con Vicenta en el coche a Oblatas, dándole vueltas a esto y aquello…..

….  En los jardines de Oblatas hablando con el que tiene el día más torcido….

….  Acompañando en la prisión o en el hospital a quien lo necesitaba…..

….  Entrando en comunidad al grito de…”menos besos y más confronto” mientras te reías…..

….  Atendiendo a una madre rota por el dolor de ver  a su hijo desfigurado…..

….  En una segunda parte disfrazado de cualquier cosa, para disfrutar de un encuentro con familias y voluntarios….

….  En una conferencia poniendo el valor el mensaje de PH, Creer en las posibilidades del ser humano….

….  En el monte el fin de semana con los muchachos  de Comunidad y por ejemplo con Enrique, Etc….

¡Has sido un ejemplo de vida y estamos orgullosos de que hayas sido nuestro director y el impulsor de nuestro programa!

La muerte te ha encontrado Vivo y sirviendo. ¡Gracias!»

En el acto social pusimos nuestro árbol de la vida que tuvimos en la exposición del aniversario, en esta ocasión las personas que acudieron pudieron plasmar sus emociones en él. El “Gracias” “Eskerrik asko” fueron las palabras más repetidas y el reconocimiento a su modo de ser y actuar.

Agur Iñaki. Que el Dios a quien tanto amaste te abrace para siempre.

homenaje_iñaki

Marisa Aristu Areopagita

[1] Frase extraída de una carta de condolencias recibida por la muerte de Iñaki.

Dejar un comentario

Note: Make sure you enter the required information where indicated. HTML is allowed. Your email address is Required but, will never be published.

Obligatorio
Required, but not shared


3 + 6 =

Suscribirse a los comentarios