Suscribir via RSS o Email

Necesito ayuda

Necesitas Ayuda, Qué hacer si...

QUÉ HACER SI…

YO CONSUMO DROGAS

Busca el apoyo de un amigo o amiga, alejados del mundo de las drogas y cuéntale lo que te pasa, lo que te preocupa, las dudas que te planteas al respecto. Este puede ser el primer paso para que, con su ayuda, puedas decírselo a tu familia, o si eres joven o estudiante, a un profesor o adulto de confianza.

Si todos tus amigos también consumen, y no te atreves a decírselo a tus familiares y/o profesores, y prefieres pedir ayuda directamente a un profesional, puedes dirigirte a nosotros a través del teléfono 902 88 55 55.

MI HIJO o HIJA o MI PAREJA CONSUME

Intentar no alarmarse, no dramatizar y actuar con calma.

Los progenitores, han de tomar una decisión consensuada sobre cómo afrontar conjuntamente esta situación.

Dialogar con vuestro hijo, hija o pareja, de manera adecuada, lo que implica:

Preparar previamente qué le queréis preguntar. Tened en cuenta que es importante que os podáis hacer una idea de la sustancia que consume, la dosis, la frecuencia, el nivel de información que maneja sobre la misma, etc.

Elegir el momento y lugar adecuados. Esta conversación siempre ha de desarrollarse en un clima de confianza y respeto mutuo.

Preguntar y escuchar la respuesta de vuestro hijo, hija o pareja, sin enjuiciar, ni reprochar sus respuestas y conductas. Hacerlo de otro modo, bloquearía la comunicación y dificultaría su reconocimiento del consumo. Es un diálogo, no un interrogatorio.

Acudir a un profesional, en la medida de lo posible, de un centro especializado en la prevención y tratamiento de adicciones, que os facilite la formación e información adecuadas para afrontar la situación de un modo exitoso.

No hay que esperar a que la situación sea grave, para iniciar, al menos, un proceso de asesoramiento familiar. Tenemos un curso gratuito on line disponible

UN FAMILIAR CONSUME

Si es un joven, puedes guiarte con los pasos que se presentan en Qué hacer si un amigo consume.

Si es un adulto, le puedes informar y ofrecer la posibilidad de que acuda a un centro especializado. Tú mismo puedes acompañarle y, si estás dispuesto y él quiere, ayudarle en las primeras etapas del proceso terapéutico. Piensa que lo que necesita es un punto de apoyo para salir del problema desde la firmeza y no desde la sobreprotección. No caigas en la trampa de facilitarle el consumo: no le des dinero, probablemente lo utilizará para consumir.

Si tu familiar no quiere dar el paso de hablar con sus progenitores o pareja, te animamos a que tú te pongas en contacto con un centro especializado que te pueda orientar.

UN AMIGO o AMIGA CONSUME

Intenta dialogar con él o con ella, en momentos que le veas accesible, sobre los beneficios y perjuicios de su consumo, y sobre las ventajas y desventajas que tiene el dejar de consumir. No le sermonees, ni le juzgues o reproches su comportamiento. Ayúdale a pensar sobre las consecuencias que para sí mismo y para su entorno más inmediato (familia, pareja, etc.) tiene su forma de actuar. Ten en cuenta que, el que tome conciencia de los problemas que provoca el consumo, no es tarea de un día. Sé paciente, dale tiempo y espacio. Si se siente excesivamente acorralado o perseguido, se distanciará y se cerrará a ti.

Ofrécele tu apoyo para enfrentarse a sus padres y/o su pareja cuando decida contarles lo que está viviendo.

No le des dinero si piensas que lo va a utilizar para consumir.

Mirad juntos esta web.

Ofrécete, si estás dispuesto a implicarte en su proceso, al menos al principio, a acompañarle a un centro especializado. Luego, eres tú quien ha de decidir, cómo y en qué grado deseas implicarte en el tratamiento, si él desea tu apoyo a lo largo del mismo.