Suscribir via RSS o Email

21 septiembre, 2018

INTERVENCIÓN CON HOMBRES CON PERSPECTIVA DE GÉNERO

INTERVENCIÓN CON HOMBRES CON PERSPECTIVA DE GÉNERO

 

Una de las mayores fuerzas que mueven al mundo en nuestra época es la revolución de la igualdad. Barbara Ward

 

1. GÉNERO Y FEMINISMO

“Son los roles y no el género lo que define a los hombres”, Raewyn Connell.

Hace unas semanas impartía con Elena G. Herrera una formación relacionada con la temática que da título a este artículo. El punto de partida era una pregunta que habíamos facilitado al grupo una semana antes: “¿Cuál es tu motivación para realizar esta formación?”.

Quienes participaban trabajaban prioritariamente con varones en diferentes ámbitos: salud, educación, adicciones, menores infractores, inmigración, etc., y todas las respuestas a nuestra pregunta preliminar aludían a la utilidad que los conocimientos y metodologías que compartiéramos podían aportar a su práctica profesional. El argumento más común es que tenían que afrontar de forma cotidiana el machismo de los usuarios, incluso reconocían que los estereotipos de género influían en el tipo de problemática que presentaban en la demanda, y en las dificultades para resolverlas.

Nos llamó la atención que en ningún caso hacían alusión a su (nuestra) socialización de género, su (nuestro) machismo y las dificultades que los estereotipos de género – los que aprendimos – suponen para la tarea con los varones (y para la vida personal). Tampoco se hacía referencia al principio de organización social donde todo esto se propicia: el Patriarcado.

Quizás encontremos explicación a estas respuestas en la hipertrofia de las primeras acepciones de profesional (según la RAE): “que ejerce una profesión,… que practica habitualmente una actividad, incluso delictiva, de la cual vive”, que eclipsan otras definiciones de profesar, que consiste en: “…creer en algo, experimentar interés o cariño por ciertas cuestiones y en inclinarse voluntariamente hacia una idea o un valor”.

Estas definiciones no están enfrentadas sino que son facetas de una misma realidad. “Lo personal es político” declaraba Carol Hanisch.

En Ahige (Asociación de hombres por la igualdad de género) recogemos esta propuesta  de Hanisch y mantenemos tres líneas de búsqueda y actuación: la línea del cambio personal, que reflejamos en el primer lema “Todo hombre es una revolución interior pendiente”; la línea del activismo social, que cuestiona el sistema patriarcal, donde la mujer se lleva la peor parte y que también afecta gravemente a los varones; y la línea técnico-profesional, con proyectos que desarrollamos en diferentes ámbitos enfocados a la incorporación del hombre a la construcción de una sociedad igualitaria y libre de violencia.

Recordar que la perspectiva de género es un análisis feminista de la realidad nos previene de su aplicación light. La profesionalidad bien entendida rehúye convertir el género en algo aparentemente neutro, apolítico, naif y, paradójicamente, patologizador, al igual que, en otras áreas de la acción social, no entiende que la injusticia norte-sur sea un problema de papeles, la violencia cosa de cuatro monstruos, o el alcoholismo un vicio que hay que combatir en las casas de templanza.

2. SER HOMBRE

“La masculinidad es como una cebolla. Hace llorar y no hay nada debajo”, O. Guasch.

Los hombres son el 95% de los homicidas del mundo y en España constituyen el 92% de la población reclusa, el 80 % de las personas sin hogar, el 75% de los suicidios y el 87% de los abusadores de menores. Ser varón puede ser considerado un factor de riesgo aunque sería más correcto decir que el riesgo es haber sido educados de forma sexista, binaria, machista, etc. También en las adicciones: según el Observatorio de la Asociación Proyecto Hombre, en 2016 el 84% de las personas atendidas fueron varones.

A los hombres, como a las mujeres, la socialización de género nos marca una forma limitada de percibirnos y de percibir la realidad que nos rodea, y es terriblemente difícil desidentificarnos y dejar de confundir la realidad con nuestra forma de percibirla

A los hombres, como a las mujeres, la socialización de género nos marca una forma limitada de percibirnos y de percibir la realidad que nos rodea, y es terriblemente difícil desidentificarnos y dejar de confundir la realidad con nuestra forma de percibirla. “Es más fácil engañar a la gente, que convencerlos de que han sido engañados” decía Mark Twain.

El modelo de fuerza es el que engloba el conjunto de roles de la masculinidad tradicional – Sergio Sinay resume estos roles en el Productor, el Proveedor, Protector y Potente –  y se manifiesta a través de unos mandatos, por ejemplo, sé fuerte, no necesites ayuda, ejerce el poder y control, sé razonable y no emotivo (sentir y expresar de forma selectiva y particular),… ¡no seas una mujer!

Dentro del modelo hegemónico de masculinidad también tenemos referencias al uso y abuso de sustancias: “Soberano es cosa de hombres”, el hombre sabe beber, bebe como un hombre,… han sido durante muchos años algunos ejemplos de la identificación de la masculinidad con el consumo de alcohol, aunque ahora se aprecie la feminización del consumo. Arriésgate es el mandato para los hombres que propone saltar la barrera de la legalidad para acceder a las sustancias ilegales, Sé fuerte el que impulsa a buscar las sustancias desensibilizadotas, y Trabaja el de las estimulantes. Las sustancias – y también los escenarios – adictivos también aparecen para compensar la escasa y sesgada educación emocional de los varones, como la vigorexia es la expresión corporal del modelo de fuerza o la adicción al sexo o a la pornografía pueden relacionarse en muchas ocasiones con el tópico “el hombre tiene sus necesidades”.

3. ¿QUÉ INTERVENCIÓN?

No es signo de buena salud el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma. Jiddu Krishnamurti

La intervención con hombres con perspectiva de género implica trabajar las adicciones considerando su relación con los modelos culturales que nos reservan a los hombres.

Por otra parte, la crisis de la adicción nos ofrece una oportunidad para desafiar los mandatos de la masculinidad tóxica, como ocurre en otras situaciones como el desempleo, la enfermedad, la separación, etc.

El enfoque de intervención de las Nuevas Masculinidades propone:

– Cuestionar los modelos dicotómicos pasados y ampliar nuevos referentes y perspectivas menos limitantes que liberen la potencialidad de la persona..

– Posibilitar las relaciones de igualdad en la pareja a partir de la corresponsabilidad doméstica y la sexualidad respetuosa.

– Un trabajo dirigido a la alfabetización emocional y al fomento de las habilidades de comunicación y la empatía.

– Construir una autoestima sana que no se base en el poder o el control sobre la mujer, ni tampoco en la dependencia o el miedo sino en el autoconocimiento y aceptación.

– Educar para la Paternidad Responsable como apertura al mundo de los cuidados de las personas.

– Potenciar nuevos estilos de relación con los otros hombres transformando la competencia en cordialidad y  cooperación. Generar  nuevas pertenencias.

– Superar la homofobia.

– Aprender a cuidarse y a ser autónomo.

– Promocionar la Noviolencia a través de la consideración del conflicto en positivo y el aprendizaje de la negociación entre iguales.

Finalmente, con todo lo anterior, la intervención con varones se convierte en una oportunidad de prevenir, detectar y actuar contra la violencia de género contribuyendo a la seguridad de las mujeres y a la incorporación de los hombres a posiciones igualitarias.

 

 

REFERENCIAS:

CANTOS VICENT, R et al.Hombres, mujeres y drogodependencias. Fundación Atenea

BERGARA,A, RIVIERE, J, BACETE, R. Los hombres, la igualdad y nuevas masculinidades. Emakunde, Instituto vasco de la mujer. Vitoria-Gasteiz, 2008

http://www.michaelkaufman.com/wp-content/uploads/2009/01/kaufman-las-siete-ps-de-la-violencia-de-los-hombres-spanish.pdf

http://www.sergiosinay.com/

Las ilustraciones pertenecen a la Exposición Homocircus, del Macho al Hombre en Construcción, de Ahige. https://www.youtube.com/watch?v=s_diZ9YSsEQ.

 

AUTOR

Rafa Soto González

Trabajador social. Experto en drogodependencias. Socio de Asociación de Hombres por la Igualdad de Género AHIGE

Dejar un comentario

Note: Make sure you enter the required information where indicated. HTML is allowed. Your email address is Required but, will never be published.

Obligatorio
Required, but not shared

Suscribirse a los comentarios