18.798 personas acudieron a Proyecto Hombre en 2018

Autor: Asociacion Proyecto Hombre      11/12/2019     

En 2018, los 27 Centros representados por la Asociación Proyecto Hombre atendieron a un total de 18.798 personas con adicción al alcohol, otras drogas y otras conductas adictivas (sin sustancia). Al igual que el año anterior, por sexo los hombres representan el 83% de las personas atendidas y las mujeres, el 17% restante. Proyecto Hombre aplica el modelo biopsicosocial, cuyo objetivo final es alcanzar la reinserción social, restaurar la dignidad y bienestar personal, y promover sociedades más saludables y sostenibles.

Un total de 10.722 personas acudieron a programas ambulatorios de Proyecto Hombre, de los cuales: 1.066 asistieron al programa de alcohol, 2.088 al programa joven, 1.054 a programas de comorbilidad psiquiátrica, 3.540 al programa de tarde o nocturno para tratar la adicción a la cocaína y otras sustancias; y 2.974 acudieron a otros programas (metadona, menores, reducción del daño, etc.). Por otra parte, 6.476 personas fueron atendidas en comunidades terapéuticas de distintos tipos.

Además, se atendieron a 2.150 adolescentes en programas específicos y otros 617 jóvenes con medidas judiciales recibieron soporte en programas de Proyecto Hombre. La Asociación tiene una amplia presencia en prevención escolar, familiar y comunitaria, desarrollando acciones formativas con las que en 2018 se alcanzó a 93.017 personas, entre ellas adolescentes, profesorado y familias. La familia es un pilar fundamental en la recuperación de la persona que acude a Proyecto Hombre y, en 2018, 7.119 familiares recibieron programas de apoyo, como autoayuda, seguimiento, etc.

Por otra parte, 39 centros penitenciarios cuentan con programas de Proyecto Hombre, en los que se atendió a 3.538 personas. Asimismo, en 2018, 400 personas realizaron cumplimientos alternativos de penas en Centros de Proyecto Hombre, evitando así su ingreso en prisión e iniciando o continuando procesos de rehabilitación para su total reinserción en la sociedad.

Proyecto Hombre impulsa la inserción socio laboral de personas con problemas de adicción. Así, en 2016 se puso en marcha el Proyecto Insola (Inserción Socio Laboral), financiado por el Fondo Social Europeo, que facilita formación a usuarios y usuarias para mejorar su empleabilidad. En 2018, 2.236 personas fueron beneficiarias de este proyecto.

Además, la asociación tiene cada vez más presencia en intervención laboral, asesorando a empresas sobre el consumo de alcohol y otras drogas en el ámbito laboral a través de charlas y desarrollando planes de trabajo. En 2018, estos programas llegaron a 4.125 personas de 34 empresas con las que Proyecto Hombre colabora.

Todo este trabajo es posible gracias a las 2.388 personas voluntarias, distribuidas en diferentes áreas (gestión, prevención, tratamiento, apoyo a usuarios/as y familias, etc.), que prestaron su apoyo de manera desinteresada a los 1.129 trabajadores/as de los Centros y la Asociación Proyecto Hombre.

Luis B. Bononato, presidente de la Asociación Proyecto Hombre, considera que “todo esto supone una buena muestra del trabajo que los 27 Centros desempeñan para lograr un objetivo común: atender desde el modelo biopsicosocial a las casi 19.000 personas que pasaron por nuestras instalaciones para solucionar problemas de adicciones”. “Tenemos muchos retos por delante, los mismos que nos plantea la sociedad: consumo de alcohol en menores, uso problemático de las TIC, apuestas deportivas (este año atendimos a un total de 2.150 menores y adolescentes), patología dual, personas en riesgo de exclusión social… pero este camino no lo hacemos solos y a estos retos, quizás no lleguemos antes, pero sí más lejos”, añade.

Bononato se despide como presidente de la Asociación, puesto que ha desempeñado durante 4 años y medio. Ahora cede el testigo a Alfonso Arana Marquina, director de Proyecto Hombre Navarra y que cuenta con una trayectoria profesional de 28 años. A modo de despedida, Luis B. Bononato quiere expresar su agradecimiento “a los responsables de las distintas administraciones públicas y de la sociedad civil, a las directoras, directores y equipos de los Centros y de la Asociación, especialmente, a tantas personas con problemas de adicciones y sus familias, porque con su actitud de lucha siguen demostrando que otro tipo de vida es posible”.

Acceda al contenido completo de la Memoria haciendo clic en la imagen: