Qué es el fentanilo

Autor: Asociación Proyecto Hombre      05/12/2023     

El fentanilo es una droga de diseño cuya acción es similar a la morfina.

Paralelo a su uso terapéutico (disminución del dolor, tratamiento de ciertos cánceres…), en la actualidad, en países como Estados Unidos y Canadá, también ha crecido su uso recreativo e indebido y ha encendido una alarma frente a lo que las autoridades sanitarias de esos países consideran como una epidemia.

Hoy en día los opioides sintéticos -incluido el fentanilo- son la causa principal de muerte por sobredosis en Estados Unidos.

De acuerdo con el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA, por sus siglas en inglés), en 2017 el fentanilo fue parte del 59,8% de las muertes relacionadas con opioides.

El fentanilo en Europa y en España

No es esperable que la situación actual de Estados Unidos pueda replicarse en España debido a que los controles de la Agencia Española del Medicamento y del Ministerio de Sanidad son bastante rigurosos. 

Desde Proyecto Hombre queremos lanzar un mensaje de calma: “hoy por hoy no hay preocupación en España por el uso de fentanilo, pero hay que estar alerta”.

“Es cierto que la situación en Europa es completamente diferente a la de Estados Unidos, entre otros motivos porque existen fuertes restricciones para su prescripción médica, pero la situación en países como Canadá o Estados Unidos hacen que no podamos bajar la guardia”.

Además, nos parece importante apuntar que mientras no entre en juego el fentanilo de procedencia ilegal no se ve factible llegar a una situación como la de estos países.

Prevención de adicciones

Desde aquí queremos volver a poner el foco sobre la problemática de las adicciones, un tema a menudo banalizado e invisibilizado, y reivindicar que es necesario aumentar la conciencia sobre los riesgos asociados con el consumo de todas las sustancias con potencial adictivo, no solo del fentanilo.

Solo a través de la prevención podremos mejorar la detección, reducir el uso y mejorar el tratamiento de personas que puedan estar consumiendo esta u otra peligrosa sustancia (alcohol, cocaína…).

“Es esencial que la sociedad en su conjunto se informe sobre los riesgos de estas sustancias. En relación al fentanilo es necesario también limitar su uso al ámbito terapéutico, como tratamiento contra el dolor agudo. Un opioide como este no se debería de utilizar para tratar un dolor crónico sin supervisión médica y siempre dentro de un plan individualizado de tratamiento integral y revisado y reevaluado de manera continua. Mientras, nosotros seguiremos trabajando desde la prevención, tal y como llevamos más de tres décadas haciendo, con el objetivo de fortalecer y proteger a nuestra juventud, para que sean capaces de desarrollar su propio pensamiento crítico y capacidad de decisión ante sustancias o comportamientos con potencial de abuso”.