Proyecto Hombre realiza un trabajo transversal con las familias de las personas con consumos problemáticos, siendo una de las señas de identidad de nuestra organización. En muchos centros se ofrecen programas específicos para familias, tanto para proporcionar información como para realizar apoyo terapéutico con ellas.

Además, en Proyecto Joven se ofrece a familias y adolescentes una respuesta adaptada a las necesidades específicas de cada caso. El objetivo es, por un lado, favorecer la maduración de los y las adolescentes con conductas inadecuadas y, por otro, ayudar a las familias a mejorar el modo de educar y de relacionarse con sus hijos e hijas. El papel de las familias es fundamental para facilitar el desarrollo en la adolescencia.

El papel de la familia es primordial en la prevención, detección y tratamiento

Solicita información

¿Necesitas ayuda? En Proyecto Hombre te acompañamos para que sepas qué hacer si un hijo, hija u otro familiar tiene un comportamiento de riesgo.

Contacta