Editorial: Vidas en la Vida

19/08/2021     

Manuel Muiños Amoedo, Presidente de la Revista Proyecto

No cabe otro título editorial más que éste, porque así se puede resumir este número de PROYECTO. Lo vivido, lo sentido, lo compartido a lo largo de esta situación de pandemia se pone de manifiesto y se visibiliza de una manera clara y profunda, sincera, sencilla y sentida a través de las páginas que a buen seguro nos atraparán y revelarán las vidas de tantas personas a través de distintas vivencias y situaciones.

En esta edición de la revista PROYECTO nadie quedará indiferente y sin duda alguna en algún artículo, en algún renglón, en alguna palabra nos veremos atrapados por el mar de los sentimientos. En una tela de araña entretejida por razonamientos, sentimientos y vivencias, descubriremos el alcance de nuestra propia vida, y la necesidad de descubrir y asumir nuestra responsabilidad y corresponsabilidad que nos toca vivir ante la realidad global en la que estamos inmersos y sin escapatoria.

Quizá es ahí, tras la lectura con hondura de lo que hoy se expresa de manera muy explícita en esta revista, donde hemos de centrar un poco nuestra reflexión. No se trata de escapar, sino de afrontar, de interiorizar, de asumir, de transformar… esta realidad o, cuando menos, nuestra actitud ante ella. Esta situación de crisis en la que nos vemos sumidos por la pandemia no puede dejarnos hundidos en el pozo del miedo, el fracaso, la incertidumbre, la soledad, la angustia, el dolor o el vacío existencial y asistencial… No es tarea fácil pero, a buen seguro, coincidiremos en la necesidad de hacer una valoración crítica del antes, el durante y el después de la pandemia. Pero no hemos de conformarnos con una visión crítica de lo que nos rodea o acontece en nuestro entorno, hemos de ir más allá o quizá venir más acá, a nuestro mundo en primera persona, al interior de nuestra propia existencia.

Sin duda que todo aquel que tenga un mínimo de sensibilidad y honestidad verá cómo se mueve, se remueve y se conmueve su interior. No quedaremos indiferentes y tomaremos consciencia y conciencia del papel que tenemos en la vida, otra cosa será la decisión que tomemos. Encontrarnos a lo largo de la lectura de forma repetitiva y reiterada con términos como duelo, miedo, tristeza, muerte, despedida, solidaridad, esperanza… Nos situarán en un terreno de juego en el que sentiremos la necesidad de hacer equipo y sudar la camiseta sintiéndonos todos uno. La pandemia nos podrá dejar de muchas maneras, pero no indiferentes. Por supuesto a quienes nos movemos en el mundo de las realidades más desafortunadas, como es el de las adicciones o de las personas más vulnerables, no hay lugar para la duda, la excusa o la justificación. El esfuerzo y la lucha de tantos, el sacrificio de otros, la muerte de muchos, no puede ser traicionado por quienes tenemos la posibilidad y la responsabilidad de continuar construyendo y rehumanizando el mundo.

Todos los avances, los cambios, las oportunidades y posibilidades que hemos descubierto no pueden quedarse en lo meramente tecnológico. Todos los interrogantes necesitan respuesta, pero luchando porque esa respuesta sea en vivo y en directo. «En medio de la dificultad reside la oportunidad», pero «temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad. El mundo sólo tendrá una generación de idiotas», decía Albert Einstein.