“Embárcate en Salud”, la travesía de NAVANTIA en la tormenta de las adicciones

24/05/2022     

Autor: Por Dr. Manuel Delgado Ortega. Responsable Corporativo Área de Salud y Medicina de Navantia SA, SME.

La construcción naval se incluye dentro de las actividades especialmente peligrosas, anexo I del RD 39/1997 -Ley de Prevención de Riesgos Laborales-, existe muchos trabajos dentro del proceso constructivo que requiere la integridad físico-psíquico-sensorial de los operadores, ya que cualquier limitación puede ser motivo de accidentes propios o a terceros.

Por medio de la Vigilancia de la Salud controlamos la integridad de las personas trabajadoras, esto levantó hace años la necesidad de establecer acciones de Sensibilización e Información en el tema de adicciones como medidas de promoción de la salud en el lugar de trabajo.

Enmarcado en el ámbito de Buenas Prácticas como Empresa Saludable, se definieron dos secciones relacionadas con este tema: salud mental-bienestar emocional, y plan de acción para la prevención de adicciones, desde el comienzo de este plan contamos con empresas especializadas que nos ayudan en el afrontamiento del problema: en nuestros centros de Ría de Ferrol es ASFEDRO, en oficinas centrales de Madrid es CRUZ ROJA, y en los centros de Dársena de Cartagena y Bahía de Cádiz es PROYECTO HOMBRE, con esta última la colaboración ya se prolonga desde el 2016 y cada año avanzamos en el cambio cultural de nuestros trabajadores y su entorno cercano.

Los puntos relevantes de estas alianzas son: determinación de los factores de riesgo de adicciones en determinadas profesiones, formación específica al entorno de estos trabajos (mandos, compañeros, y propio operador), promover factores protectores, limitar la posibilidad de oferta y control de adictivos, tratamiento para casos constatados de manera voluntaria (consulta de psicología clínica y punto “preventis”).

Estamos valorando trasladar acciones a etapas previas a la incorporación laboral, así como al entorno familiar y social del trabajador.

Navantia es una empresa pública española referente en el diseño y la construcción de buques militares y civiles de alta tecnología, reparación de buques, y creación de estructuras flotantes. Con una plantilla de más de 3.800 profesionales, y empresas colaboradoras que multiplican este número de trabajadores por tres, presencia en ocho países y exportaciones a más de 20, dispone de capacidad tecnológica propia que le permite diseñar, construir y mantener todo tipo de buques, convirtiéndola en una compañía estratégica para la defensa nacional, pero también en un modelo mundial y en un líder del sector naval.

Este sector tiene actividades singulares con riesgo laboral importante, como la soldadura que mediante una fuente de calor permite la unión de chapa metálica, el calafateado que permite el pulido y corte de metal mediante amoladora, el armado que permite la colocación de mamparos en su posición mediante gatos hidráulicos, el movimiento de estructuras de gran tonelaje y suspensión de estas, el andamiaje a gran altura, el trabajo a turnos y la prolongación de jornadas en tareas que no permiten la demora, etc., detrás de estas actividades tenemos a personas que deben estar en todo momento con un nivel de atención y alerta alto, y no permite ninguna merma por distorsionadores ya que esto podría llevar a accidentes propios o de terceros como quemaduras, cortes, golpes, precipitaciones, aplastamientos, etc.

Dentro de esta distorsión se encuentra en un lugar importante las adicciones: tabaco, móvil, alcohol, drogas, medicamentos; el Área de Salud desde hace tiempo identifica esta presencia mediante los reconocimientos médicos y la vigilancia de la salud periódica de los trabajadores, este lleva en muchas situaciones a limitar algunas tareas e intentar reconducir la situación, pero éramos conscientes que nos estábamos quedando en la punta de un gran iceberg.

Una vez difundido este conocimiento entre las partes interesadas de la empresa nos pareció oportuno incluirlo dentro de las acciones de promoción de la salud en el lugar de trabajo (PSLT), siendo un camino tormentoso dado el reparo inicial a las repercusiones sobre todo en el tema de estigmatización del trabajador, el camino pasó por implicar a la dirección de la empresa en la ayuda altruista de estas persona sin sanciones, incluir al área de salud como estamento de confidencialidad en el tratamiento de los casos, y a la representación social como intermediador con el trabajador con problema de adicciones.

Para poder analizar un problema lo importante es conocerlo en profundidad, para esto fue necesario desde el primer momento contar con alianzas con emprensas especializadas para que nos ayudaran en esta singladura. En los distintos núcleos productivos hemos seleccionado la empresa que más podía aportarnos en el análisis, sensibilización, formación, tratamiento y seguimiento del problema, o empresas que ya habían colaborado históricamente en el tratamiento de algún caso. No queremos limitar esta alianza al personal propio, ya que como acción de PSLT debemos convertirlos en difusores de los conocimientos adquiridos a su entorno cercano, familiares, amigos, sociedad, y empresas colaboradoras / auxiliares.

El objetivo de Navantia de mantener un entorno laboral seguro y saludable, es una prioridad acorde con los valores de la empresa, así como un compromiso de importancia estratégica y de corresponsabilidad social con la salud pública comunitaria. Este compromiso se traduce en un Protocolo de Actuación en Materia de Prevención de Adicciones (PAMPA) que, basándose fundamentalmente en el respeto hacia los derechos de las personas trabajadoras, así como en el cumplimiento de la legalidad vigente, pretende proporcionar los elementos necesarios para la prevención, asistencia y reinserción adecuada a los trabajadores mediante distintas acciones asesoradas por nuestras empresas especializadas:

*Análisis de situación, aparte de lo comentado respecto a las actividades con riesgos especiales es necesario profundizar en los factores de riesgo en el ámbito laboral y extralaboral, como avances tenemos el alejamiento de los trabajadores de la fuente de adicciones, prohibición de venta y consumo de alcohol y tabaco en el entorno laboral, limitación del uso del móvil en determinadas situaciones, control de medicación por parte del área de salud, organización de tiempos de trabajo y viajes; pero queda mucho por hacer.

*Sensibilización / formación, campañas de formación para personas cercanas al adicto (compañeros, mandos, responsables), adiestramiento sobre forma de abordar y derivación, identificación de situaciones relevantes, fomento de factores de protección.

*Tratamiento / seguimiento, creación como PSLT y perteneciente a la Red Europea de Empresas Saludables (ENWHP) un equipo de salud mental y bienestar emocional, dentro del mismo contamos con un servicio de psicología clínica a disposición de los trabajadores para cualquier asunto relacionado con las adicciones u otras patologías, en la misma línea de acción en Bahía de Cádiz estamos valorando la oferta de Proyecto Hombre para poner en marcha el “Punto Preventis” de atención al adicto.

En esquema la forma de realizarlo es mediante la implicación de todos los estamentos de la empresa y la creación de grupos de trabajo específicos para avanzar en cada uno de estos pasos.

Características del PAMPA:

*Forma parte de los Programas de PSLT que desarrolla Navantia.

*Es integral abordando tanto acciones preventivas como asistenciales y rehabilitación.

*Descarta criterios punitivos ni sancionadores como resultado de los casos de detección que se presenten.

*Contemplará todo tipo de Adicciones bajo la perspectiva del cuidado de la salud.

*Ningún trabajador puede ser obligado a participar en aquellas acciones asistenciales o rehabilitadoras y toda participación en el PAMPA debe ser voluntaria y a petición del propio trabajador, salvo para aquellos casos de controles toxicológicos que se encuentren regulados.

*Todas las acciones que se deriven de los programas de actuación tendrán carácter confidencialidad, a través de la reserva y el respeto, asegurando la intimidad de los trabajadores a no utilizar datos médicos salvo aquellos para fines estrictamente terapéuticos debiéndose respetar las garantizar lo establecido en la LOPD.

*La aplicación se implantará con carácter universal, en el sentido de contemplar igualitariamente el ámbito de participación, desde directivos a todos los trabajadores.

*Deberá ser participado en todas las fases y programas de actuación, por parte de los Representantes de la Dirección, Delegados de Prevención, Recursos Humanos y Seguridad y Salud Laboral con objeto de dar fortaleza y legitimidad tanto a la planificación como al desarrollo de este.

Objetivo general del PAMPA es implementar estrategias y acciones preventivas relativas a la prevención al consumo, uso y/o abuso de drogas y otras adicciones, entre las personas trabajadoras de Navantia, que signifiquen una mejora de la salud y de la calidad de vida, y sus implicaciones en su actividad laboral, familiar y social. Así mismo lo que pretende el Protocolo es promover una política de TOLERANCIA CERO al consumo y venta, como del trabajo bajo los efectos de determinadas sustancias o efectos.

Objetivos específicos: Prevenir la siniestralidad laboral, Proporcionar información y asesoramiento y, en su caso, tratamiento a los trabajadores y trabajadoras con problemas de consumo, Mejorar las condiciones de trabajo, consiguiendo un entorno laboral más seguro y positivo, Mejorar la productividad y calidad del trabajo, Reducir determinadas situaciones de absentismo, Apoyar las estrategias de reinserción en el puesto de trabajo, y Armonizar las relaciones laborales.

Por último, tenemos la implantación armonizada de controles de alcohol y drogas aleatorios generales y rutinarios en determinadas actividades.


Descargar texto en PDF