Intervención integral de Proyecto Hombre en el ámbito laboral

25/05/2022     

Autor: Fernando Ribas de pina Pérez. Responsable de intervención en el ámbito laboral proyecto hombre valencia. miembro de la comisión de intervención laboral de asociación proyecto hombre

“No todo lo que se afronta se puede cambiar,

pero nada se puede cambiar hasta que se afronta”

James Baldwin

Proyecto Hombre lleva más de 37 años sensibilizando, previniendo y tratando las adicciones en España. Tras crear respuestas a las necesidades de tratamiento, la energía que hemos dedicado a la prevención ha estado en constante aumento.

Hemos ido creando una respuesta integral de intervención en el ámbito laboral.

Una propuesta que se adapta a las necesidades y recursos de cada empresa, ganando de esta forma, eficacia y eficiencia.

El plan integral de intervención en el ámbito laboral se basa en los siguientes principios.

Principios rectores de la intervención en el ámbito laboral:

  • Universalidad

Todo el colectivo laboral merece beneficiarse de la promoción de la salud. Hacerlo de otra forma es discriminatorio y hasta estigmatizador, si bien hay que adaptar las respuestas a las necesidades de cada grupo.

  • Participación y consenso

La intervención sobre las conductas potencialmente adictivas despierta con frecuencia miedos y resistencias, a la vez que es una realidad que se oculta, por ello es fundamental contar con la máxima colaboración de todo el colectivo, para que resulte eficaz a la vez que eficiente.

  • Ayuda a crean unas acciones más completas y reales.
  • Reduce las resistencias y favorece la implicación.
  • Incrementa la continuidad y revisión de las acciones.
  • Adaptación a las necesidades particulares

Cada empresa tiene una realidad distinta. Responder a sus necesidades, adecuándose a sus recursos y capacidades, es ganar en eficacia y eficiencia.

  • Acciones centradas en las personas

Solo trabajando desde las personas y para las personas las empresas alcanzan la cualidad de saludables.

Confidencialidad. – Una realidad que no solo ha de serla, sino que ha de parecerla. Hay que conseguir seguridad y tranquilidad.

Estabilidad en el puesto de trabajo. – La OIT[1] lo recomienda. Reduce el miedo, facilita el reconocimiento, la intervención temprana, e incrementa el éxito de los tratamientos.

Voluntariedad. – La incorporación a los programas de tratamiento ha de ser voluntaria y el no realizarlos no será, en sí mismo, motivo de sanción.

Colaboración con la red asistencial. – Ofreciendo el repertorio de recursos acreditados de su entorno, de donde pueden elegir el más adecuado.

  • Integración en la política de salud y seguridad

La integración de las acciones en la política de salud y seguridad de la empresa favorece la continuidad de estas y su actualización. Incorporándolas a la cultura de la entidad e incrementando los beneficios.

  • Enfoque de género

Las enfermedades no están distribuidas regularmente, las mujeres y otros grupos vulnerables experimentan más de las que refieren”.  OMS (2010).

Las mujeres suelen acercarse con otras expectativas que los hombres, elijen distintas sustancias y consumen con otros rituales, resultado en gran medida de los mandatos sociales existentes.

Se penalizan con mayor fuerza los consumos femeninos, con un mayor estigma, incomprensión y rechazo del entorno, lo que conduce a. –

  • Preferencia por drogas legales (alcohol, tabaco e hipnosedantes)
  • Realizar consumos más ocultos, muchas veces en soledad.

Las mujeres cuentan con dificultades extras en las condiciones laborales, resultado de las expectativas culturales sobre la mujer y el trabajo. –

  • Bajo reconocimiento, se ve como un “complemento”.
  • Sus llamadas “obligaciones familiares”, que se espera que mermen su rendimiento.
  • Su capacitación y capacidad es más cuestionada.

Como resultado de estas y otras cargas culturales, la mujer puede sufrir riesgos psicosociales específicos en el ámbito del trabajo. –

  • Techo de cristal. –  Una barrera de reconocimiento y organizativa, que impide a las mujeres alcanzar puestos de dirección al mismo nivel que los hombres.
  • Brecha salarial de género. – Las mujeres tienden a tener menor remuneración. Una brecha que está reduciéndose, pero existe.
  • Dualidad laboral. – La incorporación de la mujer en el trabajo remunerado no siempre supone un reparto equitativo de las responsabilidades del hogar y la familia, convirtiéndose en un extra de dedicación y esfuerzo, que fácilmente genera malestar, fatiga, frustración, culpa e insatisfacción.
  • Acoso sexual. – Esta experiencia es un factor de alto riesgo hacia las adicciones y otras conductas destructivas.
  • Legislación y normativas vigentes

Todas las acciones se desarrollarán dentro de la legislación vigente.

Acciones

Pedimos la creación de una comisión de trabajo con la que hacer equipo, compuesta por miembros de la empresa con cargos diversos y representativos de complementarias formas de vivir la entidad. Esta comisión es importante por tres razones. –

  • La visión será más completa y real con la participación de todas las sensibilidades y realidades de la entidad. Un equipo mesurado pero representativo.
  • El tema de las adicciones suele generar resistencia, la participación de personas de confianza y la transparencia, reducen los miedos.
  • La participación de miembros de la entidad incrementa el arraigo y permanencia de las acciones creadas.

Análisis y Diseño de un Plan Integral Personalizado

La intención es conocer las necesidades concretas de cada colectivo y empresa, necesidades que son los objetivos de esta acción, y conocer los recursos propios más adecuados para desarrollar las acciones.

La información necesaria se tratará con la máxima confidencialidad.

Con esta información se diseña un conjunto de actuaciones personalizadas a la realidad, necesidades y recursos de cada entidad, ganando de esta forma en eficacia y eficiencia.

Las acciones se engloban en cuatro áreas, a los que hay que añadir los diferentes programas de tratamiento que ofrecemos.

Sensibilización/Información

Prevención con un lenguaje cercano, mensajes comprensibles, información veraz, alternativas y estrategias frente al consumo y la presión social.

La acción más eficaz son las charlas a grupos reducidos (≤ 20), con alta participación de las personas asistentes. En caso necesario las sesiones pueden ser telemáticas.

También son útiles otras estrategias de difusión como poster, folletos, imágenes y mensajes para pantallas, etc…

Para el desarrollo del Plan Integral de Intervención en el Ámbito Laboral es conveniente tener en cuenta diversos fundamentos psicoeducativos. –

  • Teoría de la acción razonada (Fishbein y Azjen, 1975)
  • Teoría del aprendizaje social (Bandura, 1984)
  • Habilidades para la vida (OMS 1997)
  • Modelo integrado general de la conducta de uso de drogas (Botvin, 1999)
  • La entrevista motivacional (Miller y Rollnick 1999)
  • Principios básicos del Centro de prevención del abuso de sustancias (Gardner, Brounstein y Winner, 2001)
  • Modelo del Cambio (De Vries, 2003)

Cada vez son más exitosas las campañas anuales de salud y bienestar que incorporan de forma transversal el tema de las conductas potencialmente adictivas. Esta forma menos directa, reduce las resistencias y facilita la aceptación y asimilación del mensaje.

Factores de Protección y de Riesgo

Es muy recomendable que todas las personas sepan identificar los factores de riesgo y protección existentes; y contar con las estrategias y apoyos adecuados para poder adoptar un estilo de vida saludable.

Frente a los factores de riesgo que pueden existir en torno a las conductas adictivas, hay que tener en cuenta. –

  • Presencia de personas que consumen.
  • Tolerancia hacia el consumo de ciertas sustancias.
  • Presión de hacia el consumo.
  • Respuestas anteriores de la empresa/entidad.
  • Política de la empresa (en caso de existir por escrito) y sus condiciones (consensuada, respetada, conocida, universal, etc…)
  1. Accesibilidad a sustancias, legales e ilegales.

Respecto a la relación entre factores de riesgo/protección es importante tener en cuenta determinadas realidades. – 

  • No hay que valorar de forma aislada los factores de riesgo, funcionan como un conjunto de influencias interrelacionadas con los factores de protección y con las capacidades individuales de cada persona, la relación es recíproca y dinámica. La visión holística tiene en cuenta el resultado global, aunque el análisis sea conceptual.
  • La relación entre los diversos factores explica que se desarrolle una relación adictiva, pero no son la causa de la adicción. Son condiciones favorecedoras, pero no de causa-efecto; por lo que hemos de hablar en términos de probabilidad, no de determinación.
  • En cualquier momento pueden surgir factores que pongan en peligro la estabilidad personal, creando condiciones para un proceso adictivo.
  • Ningún factor aislado es requisito suficiente ni indispensable.

En cada persona con problemas de adicción, se da un proceso único y propio.

A la hora de diseñar acciones, los enfoques hacia la colectividad son más efectivos que los enfoques individuales. Priorizando aquellos factores sobre los que la reducción va a generar más seguridad y salud.

Formación

Los trabajadores con responsabilidad en los equipos viven situaciones para las que necesitan una formación adecuada. Hay que potenciar las capacidades personales, ampliar las habilidades y dotar de nuevos recursos al personal de la empresa.

Con la información adecuada sobre las adicciones, las sustancias, las habilidades para transmitirlas y teniendo en cuenta las diferencias de género existentes, potenciamos su capacidad de ser agentes generadores de salud.

También que incrementen sus habilidades para tratar con situaciones conflictivas respecto del uso inadecuado de sustancias u otras conductas adictivas, sobre todo cuando no están asociadas a un siniestro o una intoxicación aguda. Poder trabajar sobre los primeros síntomas favorece la intervención temprana.

Es importante que estén presentes los cargos que están integrados o cerca de los equipos de trabajo (capataces, jefes de colla, encargados de línea, coordinadores de equipo y similares) y aquellos que ostentan un cargo de responsabilidad, medio a medio alto en la estructura de trabajo.

Asesoramiento

Asesoramiento sobre tres áreas.

  • Las propuestas sobre los factores de protección y de riesgo; desarrollada en su apartado.
  • La creación de un Acuerdo, que recoja y articule la política de la empresa al respecto.
  • Un Protocolo de Actuación que facilite el reconocimiento y el acceso a tratamientos, en un ambiente de colaboración, que estructure la atención a la persona afectada, reduciendo miedos, prejuicios y estigmatización.

Nuestra labor de asesoramiento supone la colaboración de personal técnico en adicciones y la labor mediadora de un profesional externo.

Tratamiento

Ofrecemos los programas de tratamiento de Proyecto Hombre existentes en España, disponiendo de unos recursos educativo-terapéuticos ampliamente cualificados, con una extensa cobertura nacional y protocolos definidos en todos los centros.


Bibliografía:

[1] Tratamiento de cuestiones relacionadas con el alcohol y las drogas en el lugar de trabajo https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—ed_protect/—protrav/—safework/documents/normativeinstrument/wcms_112634.pdf


Descargar texto en PDF