Burgos

Autor: Asociación Proyecto Hombre      17/05/2024     

>> Proyecto Hombre Burgos

Un poquito de historia… ¿Cómo, cuándo y por qué surgió Proyecto Hombre Burgos?

Fundación Candeal nace en 1990 como entidad jurídica que da soporte a Proyecto Hombre Burgos. Poco después, en 1991, Proyecto Hombre Burgos comienza su andadura y desde entonces hasta la actualidad, hemos ido desarrollando diferentes programas para dar respuesta a las necesidades sociales detectadas en el ámbito de las adicciones.

Composición de la Fundación:

Presidente:  D.  Mario Iceta Gavicagoigeascoa

Vicepresidente: D. Mario Vivanco Esteban

Secretario: D. Isidoro Martín Martín

Vocales: Fernando Andrés López, José Félix Rodríguez Busto, Juan José Martínez de Septiem Fernández, Cruz Ignacio García Gutiérrez, Eduardo Francés Conde, Máximo Blanco Morán, M.ª Victoria Landa Vicente, Inmaculada Sierra Vecilla, José Faustino Calleja Castrillo, Jorge Simón Rodríguez, Blanca Carpintero Santamaría.

Proyecto Hombre Burgos trabaja desde el modelo Biopsicosocial, terapéutico-educativo. Tiene carácter solidario, aconfesional, apartidista y sin ánimo de lucro. La finalidad de nuestro trabajo es la prevención, promoción de la salud, rehabilitación y reinserción de personas con problemas de adicción, así como la atención a sus familiares.

Trabajamos en una línea centrada en la persona con el objetivo de mejorar su calidad de vida, desde la prevención, educación y el tratamiento.  Tenemos como valor humanista fundamental la creencia de que la persona es el motor del cambio, pudiendo superar dificultades a través de sus capacidades.

Así a principio de los años 90 el primer equipo terapéutico de Proyecto Hombre Burgos comienza con el apoyo terapéutico a personas con adicción y desde entonces los equipos terapéuticos han ido cambiando, rotando, renovándose, …, hasta formar el equipo profesional actual compuesto por un total de 25 personas distribuidas en el área de Servicios Generales, Inserción, Proyecto Joven y Comunidad Terapéutica más 3 trabajadores externos que apoyan 2 de ellos a Servicios Generales (abogado y contable) y uno al equipo de Inserción y Comunidad Terapéutica (médico). 

Sin embargo, el tener más de 30 años de andadura no hubiera sido posible sin el apoyo de un pilar fundamental dentro de nuestra entidad, las personas voluntarias. Gracias al compromiso y solidaridad de todas las personas voluntarias, se hace posible el desarrollo de actividades culturales y deportivas de ocio, acompañamientos a personas que no tienen apoyo familiar ni social, desarrollo de talleres de informática, escritura creativa, tertulias literarias,…En la actualidad, contamos con unas 20 personas. Dentro del área del voluntariado Proyecto Hombre Burgos, trabajamos desde hace muchos años con el servicio de voluntariado europeo, a través del cual, personas de diferentes nacionalidades de toda Europa, realizan voluntariado en nuestra comunidad terapéutica.

 El proyecto de Proyecto Hombre son las personas, por eso nos gustaría conocer una historia de alguna persona que haya pasado por vuestro centro

Resulta muy complicado elegir una sola historia, ya que todas y cada una de las personas que han pasado por nuestro recurso, son especiales, por el hecho de querer afrontar su problema, de tener motivación por cambiar su vida, de apostar por sí mismos.

Desde ahí, no hablaríamos de historias, si no de personas. Esa persona que lleva más de 25 años en el programa de reducción de daños y somos ya parte de su vida; ese hombre que acude por primera vez a una entrevista, con lo nervios a flor de piel, porque se ha dado cuenta que ha tocado fondo; esa madre que acude a grupos familiares porque no sabe cómo más ayudar a su hijo que no tiene conciencia de su adicción; esa mujer que deja a su familia, pareja e hijos, trabajo para ingresar en la Comunidad Terapéutica; ese padre que no entiende por qué su hijo se porta de manera violenta en casa, cuando le han dado todo; esa madre preocupada por el coma etílico de su hija el fin de semana anterior en las fiestas del barrio; ese adolescente que está en plena crisis de identidad y consume cannabis para ser alguien en su grupo de iguales; ese encargado de una fábrica que necesita asesoramiento para manejar el consumo de sustancias en el ámbito laboral; esos profesores que aprenden en prevención y educación en el consumo; ese recluso que es capaz de ordenar su día a día en prisión y lucha por un futuro mejor a pesar de los años de condena; esa chica que se obsesiona por su imagen y por aparentar ser quién no es en sus redes sociales, ese hombre que apuesta on line que se ha encerrado y desvinculado de todo su círculo social, esos padres que afrontan en grupo las dificultades en el área educativa con sus hijos; ese hombre que tras un año ingresado en la Comunidad Terapéutica vuelve a la casilla de salida y comienza un duro proceso de reinserción social, etc.

¿Qué programas/líneas de trabajo nos gustaría destacar?

Resulta muy complicado elegir una sola historia, ya que todas y cada una de las personas que han pasado por nuestro recurso, son especiales, por el hecho de querer afrontar su problema, de tener motivación por cambiar su vida, de apostar por sí mismos.

Desde ahí, no hablaríamos de historias, si no de personas. Esa persona que lleva más de 25 años en el programa de reducción de daños y somos ya parte de su vida; ese hombre que acude por primera vez a una entrevista, con lo nervios a flor de piel, porque se ha dado cuenta que ha tocado fondo; esa madre que acude a grupos familiares porque no sabe cómo más ayudar a su hijo que no tiene conciencia de su adicción; esa mujer que deja a su familia, pareja e hijos, trabajo para ingresar en la Comunidad Terapéutica; ese padre que no entiende por qué su hijo se porta de manera violenta en casa, cuando le han dado todo; esa madre preocupada por el coma etílico de su hija el fin de semana anterior en las fiestas del barrio; ese adolescente que está en plena crisis de identidad y consume cannabis para ser alguien en su grupo de iguales; ese encargado de una fábrica que necesita asesoramiento para manejar el consumo de sustancias en el ámbito laboral; esos profesores que aprenden en prevención y educación en el consumo; ese recluso que es capaz de ordenar su día a día en prisión y lucha por un futuro mejor a pesar de los años de condena; esa chica que se obsesiona por su imagen y por aparentar ser quién no es en sus redes sociales, ese hombre que apuesta on line que se ha encerrado y desvinculado de todo su círculo social, esos padres que afrontan en grupo las dificultades en el área educativa con sus hijos; ese hombre que tras un año ingresado en la Comunidad Terapéutica vuelve a la casilla de salida y comienza un duro proceso de reinserción social, etc.

¿Cómo es ‘un día en Proyecto Hombre Burgos’?

En cada área de trabajo, el día a día es diferente…pero en común cada área tiene presente estar centrado en la tarea, sin olvidar que trabajamos con personas. Desde el área de prevención el día a día transcurre en centros educativos y talleres para familias tanto en Burgos como en la provincia, también con entrevistas, grupos y sesiones familiares.  El área de comunidad terapéutica es un no parar, 24/7 de atención a las personas que allí conviven, donde se combina el trabajo terapéutico con el educativo, con un binomio de firmeza y cariño fundamental para el acompañamiento de las personas en tratamiento. En el centro de atención ambulatoria el día a día transcurre, por un lado, con la atención a aspectos burocráticos y legales, de la que se encarga el departamento de servicios generales, y por otro lado está la atención a personas adultas en cada uno de los programas, de manera grupal e individual y asistiendo también al Centro Penitenciario, de lo que se encarga el equipo terapéutico de inserción.

Si pudiéramos resumir o escribir un lema para Proyecto Hombre Burgos, ¿cuál sería?

“Trabajamos para las personas”

>> Proyecto Hombre Burgos