Cannabis y derivados

¿Existen consecuencias sociales?

¿Existen consecuencias socialesSí existen, además, una serie de CONSECUENCIAS SOCIALES derivadas y relacionadas con el uso indebido del alcohol:

¿De dónde proviene y qué es el cannabis?

La planta del cáñamo “CANNABIS SATIVA” se conoce desde hace unos 8.000 años, ya que en documentos chinos de estas fechas se mencionan, y desde hace muchísimo tiempo se han utilizado sus fibras para fabricar cordel, ropas, calzado y papel, sus semillas como alimento y su resina por su poder curativo. También está documentado su uso desde hace 3500 en la India, desde hace 2800 años en Persia, después en Grecia, Roma por autores como Marco Polo, Baudelaire, Delacroix, Alejandro Dumas.

En 1948, la Organización Mundial de la Salud (OMS) llegó a la conclusión de que el cannabis era peligroso desde todo punto de vista, ya sea física, mental o socialmente.

El principio activo de esta planta es el TETRAHIDROCANNABIOL (THC) cuya concentración varía según las partes de la planta y también de unas plantas a otras.

El uso “social” del cannabis está habitualmente asociado a un supuesto consumidor joven que lo utiliza de forma más o menos experimental, y que realiza el consumo en unos supuestos rituales grupales socialmente aceptados (cuando no consentidos explícitamente) por los supuestos adultos responsables.

¿Cuáles son las diferentes formas de consumo del cannabis?

Marihuana
La marihuana es una combinación de hojas, tallos, semillas y flores del cáñamo.
Todo ello una vez secos, son picados. La “sin semilla”, el hachís, y el aceite de hachís son las variaciones más potentes de la marihuana.

En todas sus modalidades la marihuana afecta a la mente. Es decir, altera la función normal del cerebro debido a que contiene el ingrediente químico activo llamado THC.

Hachís
Es un preparado de la resina de la planta del cannabis. Se presenta como polvo fino, comprimido en pastillas o tabletas de color pardo oscuro.

¿Cuáles son los EFECTOS SECUNDARIOS del consumo del cannabis?

Existe un gran repertorio de consecuencias fisiológicas y psicológicas del consumo de THC y sus derivados, entre ellas destacamos:

  • Problemas con la memoria y aprendizaje.
  • Percepción distorsionada (visual, auditiva y del tacto), y del sentido del paso del tiempo.
  • Problemas para pensar claramente y para resolver problemas.
  • Menor coordinación física.
  • Ansiedad y aceleración del corazón.

Además, nos encontramos con factores de repercusión en ámbitos socioeconómicos a tener en cuenta:

  • parece evidente el conocido Síndrome Amotivacional que produce el consumo de cannabis en adolescentes y su relación con el absentismo escolar y el fracaso en los estudios.
  • accidentes laborales correlacionados con el uso de cannabis en diferentes actividades profesionales (construcción, transporte, industria…) que requieren plena atención por parte de los trabajadores en muchas ocasiones.
  • consumo de cannabis y trastornos de la personalidad, en fases críticas y aparición de trastornos psicóticos (entendiendo Psicosis como un trastorno mental caracterizado por síntomas como delirios o alucinaciones y pensamiento desordenado), alteraciones del ánimo sin especificar.
  • se ha estudiado, además, la relación entre el consumo de cannabis y los accidentes de tráfico, tanto muertos, como lesionados graves en accidentes y las consecuencias que han tenido. Puede ser que la pérdida de concentración, atención y reflejos sea tan peligrosa como la velocidad.

Estos efectos son aún más graves cuando se mezcla la marihuana con otras drogas. En muchas ocasiones, la persona ni siquiera sabe qué otro tipo de drogas pueden haber sido agregadas a la marihuana.