Modelo bio-psicosocial de Proyecto Hombre

Autor: Asociacion Proyecto Hombre      14/12/2019     

La Asociación Proyecto Hombre, aprobó en julio de 2015 lo que llama “el Modelo Bio-psicosocial en Adicciones de la Asociación Proyecto Hombre”, documento que recoge el modelo de intervención que debe orientar la teoría y la práctica de sus actuaciones en este campo.

Esta propuesta se plantea como un marco que debe facilitar tanto la comunicación externa con otros interlocutores que desarrollan su trabajo en el ámbito de las adicciones, como la interna, en el sentido de generar un fondo común de entendimiento entre quienes constituyen la Asociación, programas, profesionales y voluntariado. Este doble objetivo está presente en todo el trasfondo, en la visión con la que se aborda el documento, recogiendo las aportaciones teóricas que definen el modelo bio-psicosocial en adicciones y su encaje en el desarrollo de nuestra práctica actual, para plasmar de manera particular e idiosincrática lo que define el Modelo de Proyecto Hombre.

El modelo abarca y da coherencia a los ámbitos de intervención que desarrollan los diferentes programas que constituyen la Asociación Proyecto Hombre: la Prevención, el Tratamiento y la Incorporación Social, sin dejar al lado la investigación en adicciones.

El desarrollo histórico de cómo se configuran los recursos sociales, y en particular los que intervienen en drogas, no ha seguido una línea siempre clara y una misma visión de todos los grupos y organizaciones que trabajan en este campo. Ante el aparente consenso sobre un modelo de intervención bio-psicosocial, no son pocas las voces y grupos que sostienen otra visión y otros intereses. En la actualidad, aunque siempre ha estado presente de una u otra manera, hay un debate importante y quizá definitorio en nuestro país, sobre el modelo más adecuado para la intervención en adicciones, debate que se libra tanto en los foros científicos como en la práctica diaria, entre un abordaje exclusivamente biomédico o biopsicosocial.

Proyecto Hombre de España tiene una trayectoria ya larga y consolidada que tiene su origen metodológico en la filosofía de las Comunidades Terapéuticas y en una visión humanista de las personas a las que atiende. Este punto de partida se ha enriquecido a lo largo de los años con la práctica y la reflexión de los profesionales que lo componen junto a las aportaciones internas y externas fruto de la investigación, la evaluación y la demanda cambiante de quienes son objeto de nuestra intervención.

El documento que hoy se presenta, defiende una visión abierta del modelo bio-psicosocial, un modelo integrador y clarificador procedente de diferentes disciplinas, psicología, medicina y educación social entre otras, para abrir las posibilidades de prestar un mejor servicio a las personas, asumiendo la buena práctica del pasado e incorporando lo que hoy se formula como evidencia científica, dejando abiertas las posibilidades de abordar las adicciones con nuevas técnicas y ajustando los objetivos a cada persona, con perspectiva de género y con objetivos abiertos donde, además de la abstinencia del consumo de drogas, se contemple trabajar también con los consumos incipientes de los y las jóvenes en el campo de la prevención, así como con la reducción de daños para quienes están en una situación cronificada después de muchos intentos por dejar las drogas y el trabajo con la sociedad y las familias.

Por último, se incorpora lo que la Asociación también considera su modelo de trabajo en equipo, diferenciado de otras organizaciones y que tiene en cuenta la evolución que se ha producido con los años, el carácter vocacional y profesional de quienes trabajan en Proyecto Hombre, así como el aprovechamiento de las capacidades de quienes los componen y su definición como un espacio de crecimiento personal y profesional, en el que cada vez debe estar más integrado el papel del voluntariado como un elemento central en el servicio que se presta y en la transmisión de valores democráticos y de solidaridad.